En cinco tablillas de granito San Gabriel; comunmente utilizado para realizar las lápidas en los cementerios, realicé ejercicios caligráficos similares a los que se enseñan a un niño que está aprendiendo a escribir.

Así, cada etapa del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación, se convirtieron en gestos caligráficos, como de quién re-aprende poco a poco a escribir.


Photo Credits: Estudiio La Sombra