En el primer aniversario de la muerte de mi hermana, realicé una ceremonia de despedida que consistía en hacer una pausa en toda actividad cotidiana, vaciar mi habitación por completo, colocar una tela sobre el muro más grande y pintar.